En la DRE se presentaron más de 700 títulos bambas

Hace unos días, un reportaje del programa Punto Final de Latina puso el dedo sobre la llaga, respecto a la presencia de decenas de seudo “docentes”, trabajando en la UGEL de Ventanilla, en la provincia constitucional del Callao, lo cual encendió las alarmas en el Ministerio de Educación, que no tardó en anunciar una revisión general de todos los títulos, grados y certificados presentados por los docentes a nivel nacional, a raíz de este grave escándalo.

Sin embargo, cabe recordar que en San Martín, en el año 2021 también salió a la luz un escándalo similar e incluso de mayores proporciones, en cuanto al número de docentes que habrían presentado títulos, certificados y otros pero de origen fraudulento, lo cual incluso en su momento llegó hasta las manos de la Fiscalía Anticorrupción, iniciándose una investigación, que si bien aún continúa y está en pie en el Ministerio Público, no se ha logrado ningún resultado concreto, pues muchos de los docentes y funcionarios de la Dirección Regional de Educación, implicados en este caso de títulos bambas, continúan laborando y ganando un sueldo del Estado.

En junio del 2021, el entonces director regional de Educación, Juan Vargas Rojas, dio a conocer que en San Martín existían aproximadamente 700 títulos falsos, entre los cuales se encontraban 10 docentes en la provincia de Moyobamba y 14 en la provincia de Huallaga, los mismos que ya habían sido identificados y que responderían en las investigaciones del caso.

Asimismo, indicó con la información recogida se evidenciaron diferentes actos de corrupción que se estarían consumando en todos los niveles de la docencia; por ello a raíz de una denuncia recibida en el 2019, las autoridades educativas de la DRE, supuestamente pusieron en práctica diferentes estrategias para erradicar todo acto de inmoralidad en el desarrollo educativo de San Martín, pero al parecer esto nunca se logró.

En su momento, se anunció la creación de una base de datos para ser establecida en las 10 UGEL, con el fin de verificar los documentos de cada docente, al momento de solicitar una revisión por parte de las autoridades educativas, policiales, judiciales y del Ministerio Público. Esto quedó en nada.

Por ese entonces se conformó un grupo de trabajo encabezado por el director de la DRE, Juan Orlando Vargas, junto con un representante del Fedeimam, Adelmo Rafael Coronel; el entonces presidente de la Comisión de Educación del Consejo Regional de San Martín, consejero regional Fidelito Salas; y el consejero regional de Rioja, Freddy Machado Ruiz, así como un representante de las rondas campesinas. De todo esto tampoco existe a la fecha algún resultado concreto.

Como ya lo señalamos, hace poco se reveló que existen profesores que presentaron títulos falsos para ser contratados por la UGEL de Ventanilla, Callao. Ante ello, la ministra de Educación, Magnet Márquez anunció que de comprobarse lo ocurrido, los docentes serán retirados de sus cargos.

“El tema del contrato de docentes es un tema que definitivamente nos ha sacado un grave problema a la luz. Nosotros como ministerio estamos desplazando, a partir de hoy día, 107 personas a nivel nacional. Este es un tema que corresponde a las Ugeles, pero que nos queda claro que no se ha venido realizando”, indicó la ministra.

Márquez resaltó que si se llega a detectar algún título falsificado la persona será retirada y se le anulará el contrato. Añadió que “el servicio educativo está garantizado porque tenemos una lista de docentes que pueden entrar a suplir a los que tienen que salir”.

“En Lima hemos identificado más de mil casos que son probables y están sujetos a verificación. […] Cuando se tengan certezas se retirarán a los que no cuenten con el título y han presentado uno falso. Además de las acciones penales, porque esto es un delito”, dijo la ministra.

Esperamos que a raíz de este nuevo escándalo que ha encendido las alarmas en el Ministerio de Educación, también se empiece a hacer un seguimiento a lo que ocurrió en San Martín, y no se sabe a la fecha si puede seguir ocurriendo, pues no solo se trataba de docentes o sudo docentes presentando títulos, certificados o diplomados bambas, sino de toda una estructura montada dentro de la propia Dirección Regional de Educación San Martín, que a través de trabajadores y funcionarios era cómplice de este perverso sistema pues, permitía y avalaba la entrega de este tipo de documentos fraudulentos, para la contratación de estos seudo docentes e incluso para que estos pudieran incrementar sus remuneraciones, elevando su condición en la escala salarial.