SM ocupa vergonzoso puesto 21 en ejecución

Durante la campaña electoral, el entonces candidato al gobierno regional de San Martín, Walter Grundel Jiménez, aseguraba contar con un equipo técnico de primer nivel, que le permitiría poner a la región en los primeros lugares de los rankings de competitividad, desarrollo y producción, sin embargo, al culminar el primer semestre de este año, los resultados ponen en evidencia una calamitosa ineficiencia de sus funcionarios.

Fue el propio Grundel Jiménez, quien, ya asumido el cargo de gobernador regional, en su primer día como máxima autoridad de la región, aseguraba en su discurso, que funcionario que no cumpliera con su supuesto “ritmo de trabajo” y las expectativas de la población, él mismo se encargaría de “meterle cuete”, pues por lo visto, le va a hacer falta todo un arsenal de cuetes al gobernador, tras el desastroso resultado obtenido en el ranking de inversión pública, entre enero y junio del presente año.

El Gobierno Regional de San Martín ocupa el vergonzoso puesto 21 de todos los gobiernos regionales, (incluyendo el gobierno regional del Callao y la Municipalidad de Lima Metropolitana), con un avance de la ejecución presupuestal de proyectos de inversión pública de apenas 18,1%.

Dicho resultado desnuda las graves falencias dentro del equipo de funcionarios del Gobierno Regional de San Martín y sus diferentes unidades ejecutoras, poniendo sobre el tapete la calidad de profesionales que han sido convocados para supuestamente sacar adelante a la región. Existen regiones como Junín con un avance de hasta 43%, que lo ubica en el primer lugar de este ranking de inversión pública, Arequipa con 36.3% en segundo lugar o nuestra vecina región de Loreto, con un avance de ejecución presupuestal de inversión pública de 32.6%.

Fue el propio Ministerio de Economía (MEF), que, a modo de llamada de atención, difundió información sobre el pobre desempeño de la mayoría de los gobiernos regionales en la ejecución de la inversión pública de enero a junio del 2023. Las cifras no son nada halagüeñas en varios casos, como el de San Martín. Apenas seis gobiernos regionales superan el 30% de ejecución del Presupuesto Institucional Modificado (PIM).

El fortalecimiento económico nacional requiere entre sus insumos de una óptima gestión de la inversión pública en las regiones. Esta es clave para que una economía pueda escalar en materia de competitividad y así combatir a la pobreza y generar bienestar.

“En estos pocos meses, (los gobiernos regionales) deberían estar como mínimo en un 50% de gasto de inversión pública. Pero hay un cuello de botella muy grande que son las trabas en la ejecución de esta inversión y de hecho esto lo que hace es retrasar el gasto más óptimo y fluido. Esto depende mucho de la capacidad gerencial que puedan tener los gobiernos regionales”, ha señalado el economista Dennis Pereyra.

Seguidamente, lamentó que varias autoridades regionales no gestionen eficazmente este asunto. “Es una pena que algunos gobiernos regionales no tengan la capacidad y esto muestra en apenas seis meses la incapacidad de gasto que tienen”, sobre todo de los que se ubican en los dos últimos tercios del ranking mostrado, como es el caso del Gobierno Regional de San Martín.