Moyobamba pedirá ser declarada en emergencia ante erosión de barrancos

Está en creciente peligro por la erosión que registran los barrancos.

La Municipalidad Provincial de Moyobamba solicitará al Gobierno declarar el estado de emergencia por peligro inminente a la capital de San Martín, a causa del desorden existente en sus construcciones, la contaminación de las aguas residuales, afectación ambiental y la falta de planificación urbana que han derivado en el colapso de los servicios básicos.

Esta medida se adoptó luego de la visita realizada por el grupo de expertos del Instituto Geofísico del Perú (IGP), del Instituto de Investigaciones de la Amazonia Peruana (IIAP) y del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) quienes alertaron de la erosión de los barrancos que se sitúan cerca de Moyobamba y que podrían ocasionar daños a la ciudad.

Especialistas de la oficina de Gestión del Riesgo de Desastres de la Municipalidad Provincial de Moyobamba elaboraron una propuesta técnica que fue derivada a la oficina de Defensa Nacional y Seguridad Ciudadana del Gobierno Regional de San Martín, para su presentación ante la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) como sustento para la declaratoria de emergencia por el peligro inminente.

Los especialistas del IGP, IIAP y Sernanp recomendaron empezar a implementar lo más urgente como los estudios de microzonificación sísmica, y la microzonificación ecológica y económica. Con esta línea de aplicaciones se accederá a una mejor planificación de desarrollo para la ciudad de Moyobamba, que cuenta con un territorio de 600 hectáreas como distrito, la misma que su intervención dentro del mapa de emergencia sería de acciones inmediatas.

El colectivo Moyobamba 500 años, a través del comisionado David Landa Tucto, demanda la urgente atención de la declaratoria de emergencia inminente, pues es la mejor decisión para nuestra ciudad, principalmente para las poblaciones vulnerables que se encuentran asentadas en terrenos inapropiados o expuestos a la  influencia de los distintos fenómenos naturales, donde la práctica de la autoconstrucción y edificación  de viviendas e infraestructura están conformadas con estructuras precarias y sin el asesoramiento  técnico, acotó.

“Ante el crecimiento desordenado en la provincia de Moyobamba, es necesario de una intervención por parte de las autoridades municipales, además de un órgano fiscalizador, ya que existe un peligro inminente a la población que habitan en un suelo arenoso”, expresó.

Landa Tucto indicó,que se han formado asentamientos en diversas ciudades que no han sido realizados en buenos espacios de Moyobamba, ni siquiera han visto el entorno ni tampoco una examinación al suelo en el que se han ubicado, esto demuestra un crecimiento desordenado y la ausencia total de las autoridades municipales.

Sostuvo que el suelo de Moyobamba es arenoso más no rocoso, por lo tanto, este crecimiento desordenado en la ciudad demuestra la falta de cultura, el inmediatismo, la indisciplina y la desobediencia a la autoridad porque, si se establecieran normas no se asentarían en los causes de la provincia aumentando la vulnerabilidad en la flora y fauna.

En ese sentido, manifestó que existe un plan de desarrollo urbano referente a los barrancos determinados por defensa civil, sin embargo, la población y autoridades hacen caso omiso pese al riesgo al que se enfrentan. Asimismo, agregó la falta de fiscalización permite que funcionarios habiliten algunas zonas a pesar del peligro inminente.

Cabe precisar que dentro de los problemas de mayor repercusión urbanístico y de gran impacto Social y Ambiental lo constituyen los Barrancos. La ciudad de Moyobamba es una meseta rodeada por accidentes naturales como los Barrancos, lo cual constituye en un problema de carencia de accesos artificiales para unir una calle y otra.

Es de enorme necesidad contar con mejores vías de transporte urbano interno de la ciudad de Moyobamba, así como ir mejorando los accesos peatonales y vehiculares entre calles y jirones, si queremos integrar los barrios, sectores y zonas del casco urbano y periurbano, que permitirá mejorar la calidad de vida de las personas que habitan y hacen uso de los accesos peatonales y vehiculares, principalmente de aquellos que viven en los alrededores de los barrancos.