Presidente de Ecuador disuelve la Asamblea Nacional y anuncia que gobernará seis meses por decreto

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, anunció esta mañana en un mensaje a la Nación la disolución de la Asamblea Nacional y un gobierno por decreto de seis meses hasta la convocatoria de nuevas elecciones generales en su país, en medio de la crisis política que sacude a la nación vecina y que llevó al mandatario a una casi segura destitución en el juicio político en su contra que se inició el último martes en el Parlamento.

“Para dar una salida constitucional al Ecuador, he decidido aplicar el artículo 148 de la Constitución de la República, que me otorga la facultad de disolver la Asamblea Nacional por grave crisis política y conmoción interna”, dijo Lasso en un mensaje emitido en vivo y en el que se le ve acompañado por integrantes de su gobierno.

Lasso activo de este modo la llamada «muerte cruzada», un recurso establecido en la Constitución que permite al presidente de la República disolver la Asamblea Nacional y gobernar por decreto hasta la realización de nuevas elecciones generales.

El presidente ecuatoriano anunció esta medida, contemplada en la Constitución ecuatoriana desde 2008, un día después de comparecer ante el Parlamento de su país, de mayoría opositora, por el pedido de que se le destituya del cargo ante una acusación en su contra de presunto delito de peculado.

El debate debía continuar este miércoles antes de que se vote la moción de censura que pide su destitución y que requería de 92 votos para aprobarse. Lasso se adelantó y activó la «muerte cruzada».

En su mensaje, Lasso cuestionó el juicio político en su contra al asegurar que «no existe» en la Constitución de su país la figura legal de «peculado por omisión» que promueven en su contra.

«No se trata de defender los intereses del pueblo, de lo que se trata es de tomarse la Presidencia en su camino, usurpar todos los poderes del Estado, en eso son expertos», manifestó en contra de sus opositores en la Asamblea Nacional.

En ese sentido, indicó que su decisión de apelar a la «muerte cruzada» ofrece una salida democrática a la crisis política que enfrenta su país.

«Debemos avanzar a una solución que ofrezca esperanza, que responda a la aspiración mayoritaria de poner fin a una confrontación inútil. La confianza que me dieron la acepté convencido que ser Presidente de la República es un honor», dijo.

El presidente ecuatoriano aseguró que en este nuevo periodo político los servicios públicos funcionarán con normalidad y garantizó el desarrollo de actividades al sector privado.

«Ésta es una decisión democrática (…) Ésta es la mejor decisión que permitirá al Gobierno centrar los esfuerzos en atender las necesidades de las familias ecuatorianas», afirmó.

Tras su mensaje a la Nación, Guillermo Lasso, confirmó en Twitter que firmo el decreto ejecutivo que disuelve a la Asamblea Nacional y el pedido a la autoridad electoral de convocatoria a elecciones.

Medios ecuatorianos reportaron que en el chat de prensa de la Asamblea Nacional se reportó que “esta mañana fue desalojado el personal que se encontraba» en la sede parlamentaria. Además, indican que agentes de las Fuerzas Armadas resguardan las entradas de la sede del legislativo.